Resumen

En el módulo 2, titulado “Habilidades de autocuidado I: Cultivando la relación con nuestro “niño interior””, los participantes han adquirido valiosos conocimientos y habilidades para fortalecer su relación con su “niño interior” y satisfacer las necesidades emocionales propias y de sus hijos e hijas.

Durante el desarrollo de este módulo, los padres han comprendido la influencia que el “niño interior” tiene en su vida y en su paternidad. Han aprendido a reconocer las heridas emocionales y los patrones de comportamiento arraigados desde la infancia, permitiéndoles trabajar en su crecimiento personal y en la sanación de esas heridas.

A través de técnicas de autocuidado emocional, los participantes han adquirido habilidades prácticas para reconocer y validar sus propias emociones. Han aprendido a regular sus emociones de manera saludable y a gestionar el estrés relacionado con la crianza, brindándoles un mayor bienestar emocional y equilibrio en su vida cotidiana.

Además, nuestros hombres han adquirido herramientas para atender las necesidades emocionales de sus hijos e hijas. Han aprendido a identificar las señales emocionales de los niños y niñas, creando un ambiente seguro y amoroso que promueve la comunicación abierta y respetuosa. Han fortalecido los vínculos familiares y han contribuido al desarrollo saludable de sus hijos e hijas.

Al concluir este módulo, estos padres se han empoderado en su capacidad para criar desde un lugar de mayor conexión y comprensión. Han integrado las enseñanzas sobre el autocuidado emocional y la relación con su “niño interior”, lo cual les permitirá ser padres más conscientes y presentes en la crianza. Han construido un ambiente familiar cálido y respetuoso, donde su rol activo como padre contribuye al desarrollo integral de sus hijos e hijas.

En resumen, estos hombres padres que han participado en el módulo 2 han adquirido valiosas habilidades y conocimientos. Han fortalecido su relación con su “niño interior” y han aprendido a satisfacer las necesidades emocionales propias y de sus hijos e hijas. Están preparados para seguir creciendo como padres conscientes y amorosos, creando un ambiente familiar lleno de respeto y amor para el desarrollo saludable de sus hijos e hijas.